domingo, 27 de junio de 2010

DETRAS DE MI VENTANA


Por años tuve la mirada fija desde mi ventana a la ventana izquierda de la casa que estaba frente a la mía, era un magnetismo que me decía que el amor estaba ahí, detrás de esa ventana había un gran signo de interrogación de no saber exactamente que sentía esa otra persona que através de la suya también me veía incansablemente, claro esto ocurría fuera de nuestras ocupaciones avituales.
Los acercamientos visuales eran muchos, pero el contacto persona a persona en un comienzo era algo nulo que se fue tornando poco a poco en cruzarnos en los sitios comunes, la ansiedad por acercarnos era más fuerte, pero ambos, no sabíamos si después de tantos sinsabores de la vida y aunado a los fracasos matrimoniales, encontrarnos había sido lo mejor.
Los largos ratos de mirarnos por la ventana se fueron combinando con música de nuestro agrado, buscando la mejor de ellas para comunicar al otro nuestro sentir de ese momento, pocos sentimientos como este he podido conocer, porque se hilo desde la profundidad del alma y que fue cosechando un amor sin necesidad de nada. Canciones como Este Loco que te Mira de Christian Castro, Bésame de Ricardo Montaner y nuestros himnos Entra en mi Vida y Kilómetros de Sin Bandera, nos acompañaban día con día, haciendo quizás dar un paso o más o retroceder por el miedo a la controversia y al decir de muchos, que al final eso no es lo importante.
Aunque se saliera a la calle y nos cruzáramos las miradas al hacer ejercicio por estos largos camellones, ambos sabíamos que la ventana nos esperaba para seguir alimentando este sentimiento puro, las canciones repito, eran nuestro lenguaje, al parecer esto nos guió un día, para que el encuentro frente a frente mientras el ejercicio estaba presente, al cruzarnos un beso intempestivo de su parte abrió los sentimientos más profundos y significativos para saber ambos que la química y la conexión eran bastante fuertes.
Regresar detrás de mi ventana y él a la suya fue un instante lleno de acordes en el corazón que palpitaba más por el rápido beso y no por el ejercicio. Descubriendo que el amor se llena de pequeños momentos que pueden satisfacer el corazón y era la señal para decidirnos por la lucha de ese sentimiento que comenzó un día, detrás de cada ventana.
Continuará...
Sólo puedo decir, te extraño, te siento cada día y el pensarte y verte cerca me hace muy felíz

2 comentarios:

juan17058 dijo...

RUEGO A LA DIVINA PROVIDENCIA QUE ESE ESPIRITU DE BONDAD, DE INFRANQUEABLE HONESTIDAD, TE PERDURE COMO UN DON MÁS EN TUS MULTPLES CUALIDADES

Anónimo dijo...

Hermosos sentimientos los tuyos. Hacen que el tiempo y el espacio no existan. Hacen que la vida fluya como el agua de un rio que nunca pasara por el mismo sitio, pero, que perdurará para siempre.

Con todo el cariño que siento por ti Sylvia

CONVENIENTES